ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 11

Juan de Ayolas

Los caballos galoparon hasta el confín del poniente ¿Quién sabe por qué la suerte se alejó de nuestro lado? Sobre la espada mis manos, sobre mis manos la ardiente caricia que el hierro siente bajo el rencor soberano.

Desde el final de los llanos los acecha la pendiente sentencia que a los valientes persigue, ya el señalado día del sangriento hado se aproxima, ya el naciente y alto sol resplandeciente contempla desde su estrado el tranquilo y despiadado veredicto de la muerte.

Fernando García