ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 72

Denver

El 28 de diciembre de 1895 el conjunto de espectadores que por primera vez pagaba entrada para ver un espectáculo de luces y sombras en el Salón du Grand Cafe, en París, salía espantado al ver que el tren que llegaba a la estación se les venía encima. Más de un centenar de años después, un psicópata entra en una sala de cine en Denver.

Los espectadores reunidos para el preestreno de una película de alto presupuesto no logran distinguir el peligro real de una suerte de performane destinada a su disfrute.

12 personas mueren. Lo que ocurre en el interregno entre los orígenes del cine y la actualidad cuenta, entre otros siniestros elementos, con el efecto alfabetizador de la cultura.

Los espectadores espantados de fines del siglo XIX eran los primeros testigos del nacimiento de un medio de comunicación, una industria, el séptimo arte.

Esta condición de arte masivo se estabilizaría poco después.

El cine viene, entonces, a inaugurar un tipo de comunicación que no cesará de expandirse, la de lo audiovisual.

No perderá, no obstante, su condición de entretenimiento, con la que se asoció en ferias y atracciones hace poco más de un siglo.

La masacre de Denver horroriza.

Cuando comenzó los espectadores entrenados en diferentes formas masivas de arte-acción y estrategias radicales de marketing no se inquietaron.

Como la premonitoria parodia que pone en escena la película Screem II los espectadores son atrapados en el disfrute de la violencia que festejan. Los fanáticos de Batman fueron víctimas de la sobreadaptación cultural y de James Holmes, qiuen claramente no puede distingue lo real de su representación, la ficción de la realidad. Mónica Kirchheimer Enviada especial al multicine, esperando el estreno espectacular de la semana.

Mónica Kirchheimer