ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 69

Amigos son los amigos

Al cabo de unos días Alberto se marchó.

Y no era para menos.

Luego del papelón aquel, nadie hubiera podido quedar indemne.

Su lugar estaría lejos de la ciudad; al menos fuera de ella. Sin embargo no le fue tan mal, pudo sobrevivir a pesar de lo sucedido, pero… ¿Podría Juan ser tan quisquilloso con su manía? Definitivamente no.

De cualquier modo lo era, suficiente evidencia se revelaba al conocerlo.

Todavía recuerdo el instante en que me topé con su semblante de gente bien, pero sus gestos lo delataban.

Su voz entrecortada, su ansiedad para hablar y su mirada siempre esquiva, denotaban a un sublime hijo de puta.

Pese a ello, paso a ser mi gran amigo.

Y lo sigue siendo.

Aunque, solo se va quedando.

Al igual que yo. En la nueva ciudad ya lo van conociendo, y más allá de su simpática manía y su modo desconcertante de ser, que a priori genera empatía, luego el velo no resiste y el tigre muestra sus garras.

Pero eso, yo lo supe desde siempre; por eso es mi amigo.

O acaso ¿hay alguien que merezca tener un amigo? Alberto me tiene y yo lo tengo.

Guido Coll Moya