ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 66

Sueño de verano

Nada más cercano que estas tres gotas de sudor mojando la camisa mientras te espero.

Hace calor acá en Santiago.

Por momentos no puedo leer, la quietud sofoca cualquier espacio y pienso que si ya hubieras llegado sería todo más llevadero.

Martín juega con naves espaciales, alejado de este lugar tan caluroso.

Me dice que en el cielo no hace calor y no es necesario el viento.

Las naves se quedan suspendidas una al lado de la otra, no hay ningún planeta que les estorbe el camino.

Ahora siento los labios secos y esta sensación pastosa que empieza por la garganta.

¿Será que me estoy transformando en algo arenoso? Aunque tome agua esa sensación está presente, cada vez más intensa a medida que se acerca la oscuridad.

Cuando me levanto a la mañana y comienzo a vestirme sé que estoy pisando arena. Los chicos están bien.

También te extrañan pero no creen que vayas a venir.

Me dicen “mamá no va a volver”.

No los entiendo, si ellos te quieren tanto como yo.

Pero no te preocupes, no lo dicen con tono enojoso o malhumorado. Te preparé una sorpresa.

Me llevó dos veranos pero ya está terminada.

Les dije a los chicos que hasta que no llegaras no la íbamos a estrenar.

Les pedí que no te contaran nada pero Violeta me miró como diciendo “papá qué te pasa”.

A veces es difícil seguir sin tu compañía.

Los chicos no me hicieron caso, se cansaron de esperarte y se metieron igual a la pileta.

Te lo cuento para que no te ofendas.

Creo que con los calores que hace acá en Santiago los entiendo.

Violeta me dije que quizás no volvías para este verano, quizás tu regreso podía ser en invierno y que no tenía sentido no usar la pileta.

Violeta ha crecido mucho desde que te fuiste, cuida a sus hermanos y me ayuda a decidir sobre algunas cosas.

Le di la razón pero le expliqué que yo la quiero estrenar con vos.

Aunque pase otro verano, y no llegues en el próximo invierno.

Laura Gibilaro