ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 66

El último bondi

Debimos sospechar cuando, al subir, vimos sentado en el primer asiento a este peculiar personaje, con sombrerito, lupa y saco largo.

Algunas horas más tarde lo comprendimos: estaba haciendo su trabajo. El viaje no era largo, pero parece, según él nos dijo, que si hay niños u obesos entre el pasaje es muy común.

Las empresas han implementado de todo para evitarlo, desde pasar películas y música, hasta poner azafatas.

Pero no hay caso, no logran distraerse, concentrarse, abstraerse.

Y todavía seguimos lamentando víctimas.

Antes, los choferes resolvían todo al llegar, pero se demoraban ellos, demoraban a los pasajeros, y los trámites eran interminables, así que lo resolvieron.

Tanto así que las compañías prefieren pagarles a ellos para que no les lleven incautado el micro; que tienen permiso para registrar todo, y así cuando llegan a destino la policía tiene poco por hacer más que recoger lo significativo (el cuerpo, al culpable, y algunas pruebas como vasos y cubiertos de plástico).

Además, en general, los responsables confiesan, por la culpa de haber terminado la vida de un ser amado.

Es que el viaje es tremendo, especialmente cuando es de noche.

La falta de descanso es algo dado en esos asientos estrechos, pero si se suman los llantos y los ronquidos, es una combinación fatal. Más tarde nos contó que muchos de quienes comenten tan aberrantes crímenes intentan cubrir sus pasos, “lo más habitual es encontrarlos en el baño, o tapados con la campera y el tenedor clavado en el cuello; con los niños piensan que va a ser más fácil, pero lo mismo, que escondidos en un bolso, que dormidos en el buche del equipaje… siempre los descubro durante el viaje igual.

Las caras de los asesinos uno las ve antes de que suban”. Mientras nos despedíamos nos dijo “Por suerte, en este viaje solo tuve tres casos y ustedes llegaron bien.

Que disfruten su estadía.

Tal vez nos vemos a la vuelta.” Mónica Kirchheimer Reportando las novedades de cualquier estación terminal.

Mónica Kirchheimer