ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 63

Corre, Ramona, Corre...

CORRE, RAMONA, CORRE… (Fragmento) Es posible que fuese la carrera cinematográfica de su vida, aunque en ese momento sólo quería alcanzarla.

Ramona iba muy rápido por Senador Morón y él quería ver la película, que estaba en su mejor momento cuando tuvo que salir tras ella…… Pasaría mucho tiempo desde aquel octubre para que pusiese aquella escena en la moviola.

Tenía doce años recién cumplidos entonces y la miró sin saber qué decir mientras serenaban la respiración. París-Buenos Aires-Santiago del Estero, demasiada distancia, demasiadas similitudes y el tiempo que siempre vive entre la realidad y la ficción dimensiona el desconcierto, dándole la razón a aquella carrera de quince años atrás.

Final del trayecto que se había iniciado con la imagen de Annie Oakley que disparando, inmensa, sus dos pistolas hacia la platea, desde una escenografía que seguramente remitía a su Santiago, la obligó a correr.

No había más nada del otro lado y se inscribió en la vida real. No era el autor y no supo cómo siguió la vida de Ramona, que suponía habría superado las trenzas…….

No.

No.

Definitivamente no era Trufautt ni ella su Antoine Douanel y no podía prepararle una saga, pero eran carreras parecidas.

Porque el de ella no era el susto ante la versión visual de un sueño, sino frente a la apabullante sensación de realidad de la que igualmente quedaron impresionados los que compartían con Mèliés la improvisada platea de aquél 28 de diciembre en París.

Una paradoja al menos en esto: Jean Jaurès había entendido al nuevo espectáculo como el Teatro del proletariado, tal vez influenciado por “Salida de los obreros de la fábrica Lumière” ….. ¿Ramona, era una proletaria que huía de su propio teatro? No. Si es cierto que Lumière eligió aquel día de Los Santos Inocentes para burlarse de los que no creían en su anunciado descubrimiento, Ramona era una inocente.

Una inocente que, por creer, celebraba aquél descubrimiento con su carrera sin travelling hasta la esquina de la rotisería: inmejorable acto de homenaje a la esencia de la reproducción del movimiento de la vida.

Claudio Suaya Fragmento del cuento que integra el libro de próxima edición UN CAFE, APENAS CORTADO (historias de película)

Claudio Suaya