ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 62

Proyectos
Nudistas

Ocho meses después de ingresar como planta permanente, me presentaron a mi jefe, que me encargó que generara algún tipo de proyecto para incrementar la recaudación.

Abrí una página web asociada a la de la municipalidad y enseguida recibí algunas sugerencias muy interesantes: 1) habilitar en los bares, confiterías y restaurantes espacios exclusivos para rupturas amorosas y para negocios abusivos.

Un bar que contara con más de doce mesas debía habilitar por lo menos dos mesas en sectores bien diferenciados y debidamente señalizados para parejas que desearan poner fin a su relación y/o la presentación de negocios donde alguna de las partes tuviera la voluntad inequívoca de enriquecerse a costa de la otra parte mediante algún tipo de engaño.

La falta de señalización o el uso indebido de esas mesas o de las otras del salón harían pasibles de multa a los usuarios y a los encargados y dueños del local. 2) permutar a los choferes de ambulancias por los choferes de las grúas que remueven los vehículos infractores.

De este modo se salvarían muchas vidas y el erario municipal se ahorraría varios miles de pesos por juicios ocasionados en la demora en llegar a los hospitales. 3) declarar absolutamente sana y apta para consumo humano la materia fecal canina, de modo tal que no haga falta levantarla de veredas, paseos públicos y plazas. 4) cambiar la denominación de las recovas de la ciudad por la de “dormitorio, habitación o pieza” a fin de solucionar el problema de los outdoor sleepers (durmientes ecologistas).

De esta forma el municipio deja de desembolsar en rubros como traslado a los lugares habilitados para el pernocte popular, desodorante de ambientes, personal a cargo, desinfección, frazadas, jaboncitos, refrigerio, desodorante de ambientes, señal de televisión por cable, luz eléctrica de dichos lugares, pañuelos descartables, desodorante de ambientes, etc. 5) declarar de interés público el quinto aniversario de la revista Odradek.

Roberto Gárriz