ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 61

Rico a los seis (segunda parte)

Al finalizar la primera parte de nuestra investigación, Ernestito de escasos seis años había reunido, en un solo ejercicio anual, de manos de filántropos usuarios del transporte de pasajeros, la suma de noventa y ocho mil cuatrocientos pesos.

Siempre según la tesis de doctorado del economista norteamericano Jeffrey Douglas Thompson III, durante dos años podría contar con ese nivel de ingresos.

Luego debería descontar la merma correspondiente a la proporcional pérdida de carisma que padecen los niños al llegar a la preadolescencia, sobre todo los que han sufrido los rigores del clima y la mala salud por la alimentación deficitaria, cuestiones estas que de seguro afectarán a Ernestito.

Esa merma era cuantificada en un veintidós por ciento del total del ingreso.

Como a los diez años con trescientos cincuenta mil trescientos cuatro pesos ahorrados, Ernesto se verá obligado a reciclar su manera de recibir ingresos, lo que puede hacer consiguiéndose un cartel plastificado que informe que es sordomudo y limitándose a gesticular en los colectivos.

Deberá frecuentar otras líneas y horarios, proyecta JDT III.

Eso acaso no suba su recaudación pero tampoco la disminuya por al menos tres años más.

Su fortuna asciende ahora a quinientos ochenta y seis mil cuatrocientos sesenta y cuatro pesos.

Han pasado siete años desde el comienzo de la experiencia, por lo que se impone un ajuste por inflación para que los números del trabajo arrojen un resultado en moneda constante.

Con un ajuste del orden del dos por ciento anual, la cifra en poder de Ernesto es ahora de quinientos cuatro mil trescientos cincuenta y nueve pesos.

En adelante, Ernesto deberá cuidarse de no provocar embarazos, o en el caso contrario, no hacerse cargo del resultado de esos embarazos, y de no consumir drogas de alto costo, o, cuanto menos, no pagarlas. En los próximos cuatro años, utilizando su experiencia en la calle, Ernesto puede cambiar nuevamente de rubro comercial.

A los efectos de no depender tan sólo de la buena voluntad de los pasajeros de los colectivos, puede pedir por calles oscuras y poco transitadas de una manera menos gentil pero más efectiva.

Ya estará en condiciones de establecerse en algún inmueble desocupado donde pueda ingresar violando la cerradura de entrada.

Allí podrá contar con suficiente intimidad como para invitar a sus amigos y amigas.

Una suerte de mansión como la de Hugo Heffner, salvando las distancias.

Lo importante será mantener la disciplina en cuanto a las horas de trabajo y evitar todo tipo de gasto que comprometa la capacidad de ahorro, es decir, evitar todo tipo de gastos. JDT III culmina la experiencia cuando Ernesto supera su primer millón de pesos.

La tesis fue distinguida con honores y se convirtió en best séller en el rubro auto ayuda bajo el título: Rico a los seis.

Roberto Gárriz