ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 58

Formas de matar el aburrimiento

Un matrimonio, varios años de casados.

El hombre aburrido de su aburrida mujer y la rutina que comparten.

Se consigue una amante.

La mujer sospecha y contrata detective eficaz que confirma las sospechas y brinda todo tipo de detalles. Indignada, la mujer decide recuperar la exclusividad y planea el asesinato de la amante de su marido.

Logra introducirse en el edificio de departamentos de su rival y mata a una mujer que resulta ser la vecina de su objetivo.

Asustada, deja pasar los días y descubre que la investigación policial apunta a un blanco muy lejano de su persona.

Concluye que cuantos menos vínculos o motivos relacionen a una víctima con su victimario, más posibilidades existen para alcanzar la impunidad.

Prueba, entonces, a matar personas que no conoce para nada.

Cambia de armas homicidas y de barrios, de vestimenta y de medios de locomoción.

Sigue con interés disimulado las crónicas policiales.

Cree que así, de paso va haciéndose el camino hacia su antiguo objetivo, ya que acaso en medio de un número de víctimas mayor, la relación que las une pueda quedar disimulada. En tanto su marido ha descubierto que su mujer esconde determinados misterios, que sale con frecuencia de casa a destinos desconocidos, que titubea al momento de brindar explicaciones.

Eso lo atrae, la atracción tiene componentes de curiosidad, de celos y se va haciendo una mezcla morbosa que leva con el calor o la calentura. El detective confirma que el hombre infiel ya no se ve con su amante, cree que la ruptura es permanente.

Es una suerte, porque para cuando la mujer mata a la ex amante de su marido, nada hay que relacione a la víctima con su matadora, lo que consagra la impunidad de la homicida, que así da por concluido su retahíla criminal. Ahora ella puede descansar, y es esa actitud relajada, lo que lleva a reflexionar a su marido acerca del matrimonio.

Varios años de casados.

El hombre aburrido de su aburrida mujer y la rutina que comparten.

Se consigue una amante.

Roberto Gárriz