ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 5

Falta y resto
odradek

Siempre me llamó la atención el uso de frases tales como: “mejor que (fa)falte y no que z(s)oz(s)obre”, “te faltan cinco para el peso”, “faltaba más”, y otros tantos dichos de dominio popular.

No sé muy bien por qué me atrae hoy detenerme en cuestiones tan banales como ésta, pero para un número veraniego tal vez no sea poco.

Digo: es enero, “somos enero” como decía la tía Cuca.

Y es cierto, esta nada que representa el primer mes del año nos constituye justamente en su falta.

Aunque sea una verdad de Perogrullo (por no decir una reflexión trasnochada) no creo equivocarme al afirmar que la carencia es condición sine qua non de la abundancia. Fíjense si no: hoy (que no tenemos nada más que calor y tedio) pensamos en todo lo que vendrá con el mes próximo; es decir que a partir de esa falta podemos ver lo que hay, percibimos lo lleno.

Si todo fuera completitud, zozobraría nuestra existencia pues no habría más allá; no quedaría resto para seguir remando, para conseguir el Plus Ultra que alguna vez impulsara a las naves luso-ibéricas a cruzar la inmensidad de agua y de dudas. En estos términos pienso la consigna que acordamos para comenzar el 2007: “uno menos”.

Un mes menos, un día menos; sustracción que a su vez es suma que registra del lado del más.

Vaya un ejemplo para echar algo de luz a la oscuridad de mi prosa: cada palabra que tipeo y va cubriendo el vacío de la hoja me acerca al número que estipulamos escribir por nota.

Ahí, en esa carrera por llegar a cubrir el blanco se juega el uno menos y también el uno más; un texto que se agrega a la carpeta de archivo Odradek pero que asimismo me anticipa la ausencia de la idea para la publicación siguiente, una suerte de espiral de adición y resta que se juega al infinito. ¿Acaso el recuerdo no es también un poco esto? Pregunto: ¿habría podido Proust escribir su interminable búsqueda si no hubiese habido una pérdida previa? Todo lo que Marcel recuerda porque le falta es lo que le permite recobrar el tiempo perdido.

¿Y qué hay de Borges? ¿No es acaso desde lo que ya no es que construye sus ficciones de orilleros, gauchos y cuchillos? Emma Bovary no sería uno de los personajes más famosos de la literatura si no hubiera estado marcada por la falta de experiencia, de vida, de amor y de aventuras. Creo, en última instancia, que nuestra marcada insistencia en la escritura tiene que ver con lo que vengo diciendo.

Si hoy el número 5 sale a la calle es porque todavía queda algo por ser dicho.

O, simplemente, porque aún no les hemos colmado la paciencia.

Vanesa Pafundo