ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 54

Ejercicio hamletiano

Decía hace unos pocos días que la página en blanco es la manifestación más cabal de la ausencia.

Es el vacío pleno que genera la necesidad de elegir con qué llenarlo para mitigar la angustia.

Ese llenado, sin embargo, no implica tampoco alcanzar la totalidad, sino más bien una selección dentro del paradigma de posibilidades del decir por escrito.

Como sostenía Saussure, un signo es en tanto no es los otros signos, éste significa por su diferencia con los otros ausentes, “diferidos” dirá luego Derrida.

Lo que me pregunto es qué es aquello ausente que debe seguir así, difiriendo su presencia, y qué tiene que aparecer en la página porque puede/quiere/debe ser dicho para marcar la diferencia. Escribir es correr el riesgo de hacer aparecer aquello que pensábamos que tenía una dimensión mucho más importante de lo que en verdad tiene al pasar a la tinta, algo así como la degradación de la idea platónica que tampoco sabemos muy bien cómo es, pero que consideramos completa y perfecta.

O tal vez escribir es darle cuerpo a nuestro voz, inscribir el yo en la sincronía de la otras voces para establecer con ellas un diálogo de pares.

Escribir es fijar posiciones, abrir posibilidades, hacer escuchar.

Todo esto es escribir.

Y también todo lo que aún no pude escribir.

Vanesa Pafundo