ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 48

Arácnido en tu pelo

Un joven escritor y periodista español, antes que su vida cambiara tanto como sus ideas y se trasladara de Barcelona a Madrid para militar contra cada una de las convicciones que había defendido, gustaba hablar de su infancia marcada por la actuación de su padre en la Guerra Civil. Una de las tantas noches que pasamos en diferentes bares me contó, mientras caminábamos por Diagonal – en ese momento frente a unos edificios diseñados por Gaudí – que cuando era niño inquietaba sus noches con la oscuridad de una letra de tango, en particular cuando decía luciérnagas furiosas y arácnido en tu pelo. Yo no recordaba si las luciérnagas eran furiosas, curiosas o celosas, pero estaba seguro de que el arácnido no existía.

“Harán nido en tu pelo”, corregí.

Hostia, exclamó, treinta años recordando un miedo que no tenía objeto alguno. Sí, pero el arácnido creado por su imaginación daba otra dimensión a la letra del tango que, por una pronunciación que le era extraña, se convertía en el transporte de una araña o de unas luciérnagas furiosas con algo monstruoso, instaladas en el pelo de una mujer, convertida en una cabeza de Medusa.

Entonces le expliqué la teoría de la inquietante familiaridad.

Le pareció que yo me iba por las ramas; por culpa del psicoanálisis convertía los efectos de aquella pronunciación en un delirio mitológico. Al llegar a la puerta de mi casa estaba en otra: me decía que era castellano, que la campaña por la lengua catalana lo tenía harto y si la suerte lo acompañaba no tardaría en instalarse en Madrid, ciudad que tiene poco de castellana – acotó – pero que deja vivir al personal de cualquier región. Por mi parte, ya no tropezaba con el sentido particular que por allá dan a la palabra “personal”.

Ya en mi casa estuve seguro que las luciérnagas eran celosas y también que algún día difundiría al arácnido creado por la pronunciación de Gardel en la imaginación de un niño castellano cuyo padre estaba en el frente, a las órdenes de Franco, en aquella Guerra Civil. Germán García

Germán García