ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 45

2. La empresa

Tenemos poco trabajo por ahora, aunque empezamos bien.

Tal vez no inspire demasiada credibilidad nuestra pequeña y flamante empresa.

La llamamos C.G.C.I.P.

Luego de probar infinitas combinaciones con las iniciales de ciertas palabras clave nos dimos cuenta de que todas las siglas posibles ya están utilizadas en todo el mundo, siendo improbable no repetir.

Nos queda la posibilidad de añadir la aclaración de cada letra a continuación, pero por algún motivo no llegamos a hacerlo en los volantes que repartimos.

Entonces, la primera C alude a Comité o Comisión, la segunda C, es de Caza; la I de Investigación, por lo que la P viene a ser Privada; quedando así insinuada la figura del Investigador Privado, sólo que “Investigación Privada” suena más amplio y nos permite trabajar en equipo, ya sea por las características de tal o cual gestión o por el mero hecho de ir acompañados.

Sin embargo la C de Caza quedó de cuando en algún momento se barajó la idea de usar sólo dos iniciales: C.P., lo que desechamos por la posible confusión con C.P.

de Código Postal, que aunque ya casi no se usa, podría llegar a imponerse con más fuerza a lo que en síntesis queríamos anunciar: una pyme Caza Personajes, como en otra área del arte funcionaron los Caza Fantasmas y les fue tan bien.

Establecimos un registro alfabético para organizarnos mejor y no desestimar ninguna investigación sobre paraderos y situación actual de algunos personajes que, llamados ficticios, existieron realmente en los textos de sus creadores, soñadores dormidos que los habrán dejado olvidados entre tramas y tramoyas. Tuvimos un buen inicio a juzgar por lo que constituyó nuestro primer encargo, en fin, como toda gran empresa lo principal es partir de una buena base: una gran necesidad.

Digamos, alguna carencia.

Aunque más no sea el blablabla leve y blablabla duda...

bueno, nada.

Que alguien preguntó “y qué pasó con tal...” y en honor a esa única pregunta salimos a buscarlo.

Así es que estábamos en esa casa abandonada.

Que no parecía abandonada, sino habitada en una dimensión diferente de la que ocupábamos justo antes de empezar a trabajar.

El fulano que nos tocó primero era ese señor Shim.

Fue muy gracioso cuando anotábamos las teorías de su evaporación.

Uno decía que la vieja le había hecho tomar té de kombucha - eso que estaba en la pecera y que nadie se animaba a acercar la nariz para ver si olía a viva o muerta- y que había adquirido poderes y sobrevolaba el barrio buscando a su gata.

En medio de las carcajadas que de pronto me parecieron tontas, sentí que me surgía una nueva idea y también me reí, pero de otra cosa. Nuevas ideas intentaban abrirse paso entre nuestros pensamientos: modos de organizarnos De pronto oímos voces.

Lejanas y confusas primero.

Nora Martinez