ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 41

Amigos

Me levanto y así, de golpe, me entero que Diego ahora es amigo de Dante, de Sil y de un tal Gabriel.

Ya sin tiempo para reponerme del golpe, Rial me informa que hay un nuevo boliche en capital, y me da el nombre y la dirección.

Pienso ¿y si le digo a Diego que vayamos?.

Pero me imagino que ahora debe estar muy ocupado con sus nuevos amigos, así que prefiero no invitarlo.

“Total, tengo muchos amigos” me tranquilizo.

Pero poco me dura la calma, porque ahora resulta que Adrián es amigo de Dan.

Me pongo loco.

¿Qué meritos habrá hecho el tal Dan para ser amigo de mi amigo?.

Yo he cargado bafles con él cuando tocaban en algún lugar.

Hasta llegué a tocar algunas veces con alguna de sus bandas y ahora viene Dan y listo, ya es su amigo.

Será cuestión de concentrarme en las “nuevas generaciones de amigos”.

Por ejemplo en Sergio, uno de los últimos amigos por carácter transitivo (yo soy amigo de la novia, de cuando frecuentábamos la noche a la que Rial quiere que vuelva).

Pero Sergio también está en la renovación, y mas rápido que yo.

Porque resulta que es amigo de Silvia y de Sofia ahora.

Bueno, a lo mejor deberé focalizar mis esfuerzos en los parientes, en la familia.

Mi cuñada está buscando una lima para un restaurant que tiene.

A lo mejor si la ayudo con eso…ah, pero también necesita agua, una banana y una manzana.

La puta madre, uno les da la mano y te agarran hasta el codo.

Bueno, buscaré entonces entre los amigos descuidados de la secundaria.

Por ejemplo Liliana, a quien hace mucho que no veo.

Pero es amiga de Valeria, de Juan I.

y de alguien que se hace llamar “quiero mi evento”.

De los dos primeros, vaya y pase.

Pero el último me hace reflexionar.

¿Realmente me interesaría juntarme un sábado a la noche con alguien que se define como el deseo de algo?.

A lo mejor en otro momento de mi vida sí, pero ahora ni en pedo.

No sé que hacer.

De seguir así voy a perder a todos mis amigos, a no ser busque la amistad de algún desconocido, alguien famoso, pero que no me conozca.

Podría probar con Miguel del Sel.

No, no.

Mejor pruebo con el Chino Volpato.

Parece mucho mas abierto al diálogo, mas reflexivo, mas parecido a uno.

Creo que sí.

Además, de a poco puedo hacerme amigo de sus amigos y quien te dice que en un par de años no termine algún sábado a la noche charlando con él, o con Pablo Maronna, o con alguno de sus amigos.

Pero…algo pasa.

Ahora no hay nadie.

Nadie responde, nadie aparece.

Me abandonan.

No, no.

No es verdad.

El cable de red sigue conectado.

Usted me está mintiendo.

¡¡¡¡Usted me está mintiendo!!!!.

Mariano Quintero