ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 35

Aunque todo sea la nada

Los veía tostándose al sol incendiable de las once, estirados en la arena sucia de las playas sanbernardinas, amparado bajo mi enorme sombrilla.

Observando todas aquellas pieles aceitosas de quienes me circundaban, me distraje de tanto centrar la atención en esos mortales retozantes, pensando si existían dicotomías entre un hombre y un lagarto, si se me permite la paráfrasis.

Sabemos que la ciencia ha podido probar que las cucarachas habitan el planeta tierra desde antes que los reptiles, pero son posteriores a los moluscos, eso evidencia, me dije, por qué el cuerpo humano está compuesto por un ochenta por ciento de agua.

Sin embargo, tanto mamíferos, reptiles e insectos emergidos de las aguas profundas como bien narraba H.

P.

Lovecraft, me hizo suponer que de alguna manera todos somos pescados.

Y debido a esa condición, son las hembras las encargadas de hacernos recordar frecuentemente, por intermedio de los efluvios segregados por sus delicadas entrepiernas, de dónde provenimos.

Discurría corriéndome otro poco hacia la magra sombra, soportando sudor en manos, pies y surco nasogeniano, además del clásico sobacal acompañado de esa frialdad batrácica-lagarteana (permítaseme la digresión) que me caracteriza, mientras retorcía mi tremolante dedo índice en la arena candente, buscando con la vista, impulsado por la garganta seca, a aquellos intrépidos sorbedores de infusiones autóctonas, mal llamado mate, como si le faltase brillo; repasando: de embriones amorfos a cuerpos huesudos la evolución es evidente afirmé y, poniéndome filosófico ante la marcha incesante de paseantes e inquietantes vendedores de todo tipo de productos, volví a afirmar para mis adentros: aunque finalmente todo sea la nada, qué tanto, a la vez que alzaba mi brazo y estiraba mi tremolante dedo índice derecho gritando a viva voz: ¡coca colero!, ¡coca colero!...

acá, eh...

Sergio Fombona