ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 33

Varios

Lacras. Sonaron las campanas y Romualdo salió al patio.

Miró a los niños que jugaban y les gritó “lacras”.

Los chicos agarraron la pelota y cada uno volvió a su casa: ya era hora de tomar la leche y hacer la tarea. Culo Natasha estaba muy linda.

Parada en la esquina escuchó las campanas y a Romualdo gritando “culo”.

Pensó “a mi este guacho no me va a dejar plantada” y se fue por la avenida. Rosas Jorge entraba al área con pelota dominada.

Omar se abría por izquierda sin ser debidamente marcado, por lo que el pase de Jorge lo dejó mano a mano con el arquero.

Cuando estaba a punto de patear se escuchó a Romualdo gritar “rosas”.

El partido había terminado. Árbol Las dos señoras mayores charlaban en la sala de espera.

“Éste médico es muy bueno, por eso tarda tanto” dijo una.

“Sí, pero ya van casi dos horas de estar esperando” dijo la otra.

Al escuchar a Romualdo gritar “árbol” se miraron y resoplaron. Sandía “Yo no sé que pasó, pero estábamos bailando con la mina re bien.

Estaba buena la piba, lindo culo, linda sonrisa, muy simpática.

Salimos a la terraza a fumar y cuando Romualdo gritó “sandía” la piba se fue corriendo.

¡¡¡Si hasta se olvidó un zapato!!!” Sandía II La familia estaba reunida alrededor de la mesa.

Las copas llenas de sidra para los mayores y gaseosa para los más chicos indicaban la espera.

El brindis se desató cuando llegó al patio el grito de “sandía” de Romualdo.

Mariano Quintero