ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 8

La tía en la feria

Llevar a la tía Coca a la Feria del Libro no fue tarea fácil esta vez.

Otros años habíamos disfrutado hasta de las largas colas para entrar, de todo el tiempo que nos llevaba atravesar el predio, eligiendo hacia dónde ir, del brazo por los corredores y con el plano en la mano, parándonos en cada stand, revisando las anotaciones que habíamos estado haciendo de autores, títulos y otras reseñas a buscar. Cada año habíamos participado en las actividades propuestas por las editoriales, nos habíamos acercado a todas las conferencias estirando el cuello para no perdernos nada.

Teníamos muchos coros oídos, muchos cafés charlados y ella, siempre igual, con la mano en la mejilla escuchándome como cuando era adolescente, flor de tía, fumaba de más para tener siempre a mano una pitadita para convidarme. Pero ahora era distinto todo, desde ella hasta mí, pasando por la feria.

Me refiero a que los años no vienen solos, y a veces un intento por recuperar el pasado para restaurar el futuro hace que el presente se vuelva confuso. Fuimos un lunes.

Lloviznaba cada vez menos suavemente mientras aún estábamos a unos cuantos metros de la zona cubierta, cerca de la boletería.

A un costado, la tía miraba hacia arriba las gotitas arremolinadas y las encontraba tétricas.

Adentro era día de colegios, después me acordé que ya sabía.

Con un andar terco y frenado dio una mirada general.

Correntadas de alumnos se ramificaban por doquier. -“Dios me libre- empezó a decir-… si se te pierde un chico acá…” Se había vuelto temerosa con los años, eso también lo sabía, pero pensé que con un paseo tan interesante se iba a calmar.

-“…Cómo están las cosas ahora… -continuó.

Y las maestras no son ninguna garantía, el otro día escuché el caso ése… qué barbaridad… qué mundo estamos viviendo.

Qué altos hacen ahora los estantes, mirá.

Esto se llega a caer y te rompe una pierna.

Ponete la cartera de este lado, andá a alcanzarlos si te la sacan, con la cantidad de gente que hay! Ruta de evacuación - leyó - tendría que decir Salida, como siempre, uno ya está acostumbrado y si pasa algo la gente se tiene que parar a pensar.

Y qué vas a pensar en la mitad de un incendio, nada”. Llevar a la tía Coca a la Feria del Libro no fue tarea fácil esta vez, ya lo dije no?

Nora Martinez