ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 23

Nocturno
La espera

Se lanzó desde el final del salón como un suspiro, como una exhalación.

Liviano, húmedo, hondo.

La mente fija en la silueta de la mujer que suavemente se mecía sobre un taburete en la penumbra de un blues solitario, velada por las bocanadas de los cigarros.

No encontraba un camino directo.

El espacio estaba congestionado por gruesos cuerpos expectantes, depositados de a montones sobre las sillas esparcidas alrededor de las mesas.

Maletines negros y botellas vacías en el piso.

Una sola idea: acercarse lo más posible a la mujer y desenvainar su odio, empuñar su dolor, fulminarla con sus punzantes rayos oculares.

Avanzó un poco más, áspero, impreciso, imprudente.

Como un jadeo.

Con la punta de los dedos limpió sus lagrimales y apuntó hacia ella.

Disparó.

Una, dos, tres...

dieciocho miradas enceguecidas y llameantes.

Ni una sola vez dio en el blanco.

Salió a la calle.

La noche hizo una arcada, como de bostezo, y lo tragó con niebla y todo.

Nora Martinez