ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Numero 1

Un trabajo

Lo acercaron al lugar y u nos hombres desconocidos le entregaron las claves.

Tenía para una vida y estaba preparado, no se acordaba del sol ni de la familia, aunque la luz era débil.

Las primeras conclusiones lo llenaron de esperanza, clasificó hasta descontar varios años sin saber exactamente el día, la hora, en que miró los libros.

Suponiendo el sistema, separando las señales, siete años bastarían para terminar.

Dejó de lado la sintaxis, los lugares comunes que se le ocurrían asociando una idea a un pasado, un pasado a la posibilidad de la muerte: fue un trabajo lento de recortar, pulir, dejar pasar. Si una idea se cruzaba podía también clasificarla o dejarla en el archivo, no le faltó comida ni ropa.

Sentirse solo no era algo incontrolable, tenía sus juegos, algunos ocios dejados al azar.

Podía jugar con las cartas que aún estaban sueltas, contar las hojas que sobraban de la primera lectura, esperar el sueño mirando el instante en que ya no se sabía, o correr por las escaleras por todos los pisos disponibles.

Armaba y desarmaba titulares, frases que le llegaban por la ventana, de algunos chicos que iban al colegio.

Concluído el trabajo sólo faltó una pieza, la precisa: la que habían guardado al dejarlo.

Recordó que habían sonreído cuando cerraron la puerta principal, supuso que en esa sonrisa estaba la posibilidad y era inútil preocuparse.

Germán García