ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 17

Los Scroll

Esto es lo mejor que me pasó en la vida.

Estoy acá parado, en el medio del césped, el estadio arde, esperando que empiece la fiesta.

Es la primera vez que los Scroll vienen a la Argentina, antes estuvo por acá el bajista, Bolly Sound, pero todavía la banda no estaba consolidada. Miro a toda esta gente, haciendo la ola, es impresionante.

Los que siguen a la banda desde el principio saben como arengar y marcan el ritmo: “Sssscroll sos lo mejooooor, Scroll como te quiero, Sssscroll toda la Argentina te canta a vooooooooos”.

Los de menos de 20 no conocen las canciones, y están acá por el corte de difusión, ése que usaron en algunos avances de La Lola, el que dice “put the red light”.

Todos se engancharon por el ritmo pero la letra es una masa.

Dice algo así como que hay que poner la luz roja cuando uno se enamora, yo no sé bien, porque no entiendo mucho inglés, pero me hice traducir todos los temas...

Ahora me sé todas las letras, conozco las canciones de cuando la banda estaba en ciernes, tengo el primer disco, del 2005, que si me pongo a preguntar seguro que nadie lo conoce.

Ahí la banda sonaba más cruda, fue la mejor época de los Scroll, ahora están más afilados y bajaron un poco el tono en las letras.

En el primer disco, The Scroll's mountain, había un tema que decía “the police is bad and you are sad”.

Re loco, porque va contra el sistema.

Los tipos son muy jugados, muy comprometidos.

Dicen que en algunos países lo censuraron, acá no pero porque nadie entiende inglés que si no... El primer disco es como el lado B de “Go to the supermarket and buy a cake”, que es el último, y que igual está re bueno.

Se me pone la piel de gallina cuando veo, ahora mismo, a estos pibes de 15, de 18, gritando “S-croll, ra ra ra, S-croll, la puta madre que te parió”.

Me conmueve que estos músicos hayan llegado a todos los estratos de la sociedad, más allá de que seamos pocos los que los entendemos cabalmente.

Porque acá, en la popu, en el césped, hay cumbiambas, hay rockeros, hay poperos, pero todos se respetan y conviven, y si alguien roba le caen 20 encima, porque acá vinimos a divertirnos.

Somos como una familia, y los Scroll son los padres. Ya se va Susan Bergman, que hizo de soporte, toda escupida.

Y bajan las luces. “Ohhhh, vamos los Scrooooll”.

Ahí sale el vocalista, Ronnie Torman.

“¡Vamos Ronnie, sos lo más grande que hay!”.

Suena el primer acorde de “The shouting dwarf” y se me pone otra vez la piel de gallina: “Ahhhhhhhh! ! ! ! the little girl shout too much”, ahora todos somos uno.

Yanina Bouche