ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 3

El destino

Si Dios quiere en diciembre voy a cumplir nueve felices años de casado.

También El 9 de me diciembre.

puse de novio un 9 de diciembre, tres años antes del casamiento.

Desde entonces mi mujer me manda una carta de amor por correo los días 9 de cada mes.

Todas en sobres idénticos de color rosa.

Conservo cada una de esas cartas en una gaveta del escritorio que mi mujer tiene en casa.

Son más de cien.

De vez en cuando tomamos alguna al azar y la releemos. A punto estaba de cumplir cinco años de casado cuando empecé a salir con Claudia, la amiga de mi mujer.

Ese asunto duró dos años, acaso un poco más.

De a poco se fue enfriando y un mes y medio después de verla por última vez la mataron de un disparo en la puerta de su casa durante un misterioso intento de asalto. Claudia también me escribía cartas pero me las entregaba en mano. La muerte de Claudia conmocionó profundamente a mi mujer y yo creí que ella debía tener la posibilidad de enterarse de todo.

A su vez me pareció una cobardía agregarle a mi mujer un dolor sobre otro y mancillar el recuerdo de su amiga Claudia. Decidí cambiar el contenido de algunos de los sobres rosas por las cartas de Claudia y dejar que el destino actuara libremente.

Me pareció bien fijar un plazo límite de 2 años, el mismo que había durado el affaire.

Y esperé.

Ya van dieciséis veces que revisamos cartas viejas y por ahora nunca eligió las de Claudia.

Mi mujer toma un sobre por vez, hay once con el contenido cambiado, por lo que en cada elección hay casi una posibilidad en diez de que me descubra.

Cuando termina devuelve el sobre a la gaveta, por lo que se renuevan las chances. El mes que viene se cumplen los dos años de plazo y tal como estaba previsto, volveré a cambiar el contenido de los sobres. Estoy pensando en juntar las cartas de Claudia y dejarlas por un tiempo, digamos 6 meses, junto con el revólver (con dos balas en el tambor) en algún lugar que no sea inaccesible pero tampoco evidente. Cumplidos los 6 meses cambiaría el paquete a un lugar más de paso y una de las balas podría ser reemplazada por munición de fogueo. Si Dios quiere el año que viene voy a cumplir diez felices años de casado.

El 9 de diciembre.

Roberto Gárriz