ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 8

La Feria que se viene

Adelantamos algunos detalles de la Feria que se viene.

El tamaño que ocupará la Feria del Libro coincidirá con la superficie del Planeta Tierra.

Tendrá una duración de 365 días por año.

Cada vivienda será atendida por lo menos por un lector que tendrá un cartel identificatorio en su pecho indicando lector de quién es. Los escritores se verán obligados a peregrinar de casa en casa para conversar con sus lectores. Supongamos: Mario Bellatín puede enojarse con los que no lo entienden y agitando el puño a la altura de las narices de sus lectores explicar que la literatura no se explica. Sergio Di Nucci andará disfrazado de Bruno Morales, que se travestirá de Carmen Lafforet para argumentarles nada a lectores furiosos. Marcos Aguinis seguirá repartiendo pijamas. César Aira dejará perplejos a los que lo tilden de desparejo. Miles de escritores, de sacos descoloridos y pantalones brillosos, irán de puerta en puerta preguntándoles a muchos qué le vieron al Código Da Vinci. Otros tantos escritores recorrerán pocas cuadras para abrazar a sus propios lectores. Se les permitirá a los autores inéditos buscar convencer a futuros lectores de las bondades de sus obras.

Una vez documentado el interés, los editores accederán a la publicación de los manuscritos con absoluta confianza en los atributos literarios de esas obras. Como actividades complementarias se planean: conferencias y mesas redondas protagonizadas por ignotos lectores, que podrán ignorar a los escritores que asistan a ellas, desmereciendo las preguntas que realicen al término de cada una; un divertimento consistente en la captura y muerte de Harold Bloom; visitas guiadas al zoológico de los poetas; la implementación de basureros ecológicos especiales para autores cuyos libros hayan ingresado en la lista de saldos y la prohibición de hablar de literatura.

Roberto Gárriz