ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 12

El lector que adelanta

Había una vez, lee y arriesga: un príncipe, un sapo, un loro, un caballo alado, de un vistazo sobrevoló la palabra príncipe y las alas del caballo y piensa que es un relato infantil, que puede pasar por alto unas letras de la primera parte, ahorrándose algunos adjetivos ampulosos, o diminutivos irritantes.

Vuelve a aterrizar en la línea ocho y piensa que adelantó algo pero que todavía no se entiende a dónde va tanto palabrerío de este cuento para niños. El que escribe para el lector ansioso, convencido de que la mezcla de ansiedad y apuro esconde algo de pereza, pergeña un párrafo largo, abigarrado, un obstáculo compacto para desanimar al otro, que elegirá levantar la vista, tomar el atajo, apuntar al anteúltimo párrafo, donde supone que la historia se puede ir resolviendo, donde aparecerá la actitud salvadora del héroe, o el cierre de la acción dejando para el último punto y aparte tan solo el epílogo.

Se disculpa basando esa autoindulgencia en su falta de interés en los relatos infantiles, en la ciencia ficción y en los libros de aventuras.

Se considera buen lector de aquellas materias que le despiertan interés y, de puro curioso, por el gusto de informarse, va picoteando, aquí y allá, con un sistema anárquico, aquello que le cae en las manos.

Está a punto de terminar el salto que lo lleva en forma directa al próximo párrafo.

Es un atleta y ésta última línea es la valla.

Cae allá. El feng-shui no nos libra de la imbecilidad, lee aquí, y como la frase está destacada en una ventana en medio del texto se dice que ya la leyó antes, o que ya la conocía, y la retiene acaso para utilizarla en alguna reunión social. Ahora vacila, porque esa frase no tiene nada que ver con un cuento infantil, es decir que algo se perdió, y se pregunta si valdrá la pena releer todo de nuevo para ver si le encuentra algún sentido o si es preferible continuar con otro texto, y ya se sabe qué decide.

Roberto Gárriz