ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 12

Como uma onda do mar

El jefe está solo y “parece” de buen humor (nunca se sabe), este es el momento para encararlo y hablarle del aumento.

Estás así...

tranquila, parada en la orilla, casi disfrutando de antemano el chapuzón que se viene pero también sabiendo que el agua fría molesta al principio. Sí.

Te ponés en marcha, encarás hacia la oficina del fondo y te vas repitiendo lo que le vas a decir, lo que probablemente te va a contestar y tu respuesta tajante a su cuestionamiento.

Un paso, dos pasos, en puntas de pie, pegando saltitos.

El agua te llega a la cintura.

Ya está, más vale sumergirse de una y acabar con esta sensación molesta. Toc, toc.

Permiso.

Cómo le va, perdón que moleste, tendrá unos segundos para mí.

Solo el pelo quedó seco, ma'sí, te mojás toda. Yo creo que a mayor responsabilidad, mayor paga.

Creo que vengo cumpliendo sobradamente bien con mi tarea.

Creo que es hora de hablar de mi sueldo, que es el mismo del año pasado...

pero todo aumentó.

Creo...

El mar es una plancha, el agua por la cintura, hacés un par de piruetas con poca gracia, hacés como un delfín, con cuidado, siempre cerca de la orilla.

Igual te entra un poco de agua en la nariz. Es cierto, cómo aumentó todo, y estos hijos de puta que hablan de la inflación de un dígito, decímelo a mí, que ya no sé cómo sostener la empresa, este país está hecho para los coimeros, al que invierte, al que le da laburo a los otros, lo cagan indefectiblemente.

De repente te das cuenta de que el mar está que tira, te plantás firme en la arena, y con la succión del agua se te hunden los pies, levantás la vista, se arma una ola chiquiiiiita, que es un hambre. Yo entiendo lo que te pasa, piba.

Te juro que entiendo lo que decís.

Imaginate si conozco el tema, todos los días viene alguien a pedir un aumento.

¿Y yo qué les digo? ¿Qué les digo? “A la mierda”, pensás.

Así, de cerca, la ola parece más grande, ¿la paso por abajo o por arriba? ¿por abajo o por arriba? Tarde, la tenés encima. Les digo que no, porque si les dijera que sí ya no existiríamos más como empresa, porque este país está he cho para los ladrones y los corruptos, y para los vagos.

Yo, cuando empecé, laburaba gratis.

Te revolcó.

Vas en medio de la ola, dando vueltas, tratando de hacer pie, estirando las patitas, como una gila. ¿Algo más me querías decir? ¿Vos no eras la que pedía una cafetera nueva? La tenés, la cafetera es tuya, porque es cierto, ustedes tienen una muy chiquita que es vieja.

Andrea, por favor, mañana quiero una cafetera como la gente en la oficina de la señorita ¿OK? Listo, mañana tenés cafetera nueva.

Muchas gracias, los chicos van a estar contentos, gracias y disculpe.

El mar se retiró y te dejó ahí, en la orilla, medio en pelotas, con arena en las orejas.

Es ridículo, sos ridícula.

Y te reís.

Yanina Bouche