ODRADEK.COM.AR

DOMICILIO DESCONOCIDO

Buscar: Ingreso de usuarios registrados en RespodoTodo
 

Número 10

Otitis supurante

Me desperté a causa del dolor de oídos.

Un dolor agudo, exquisito, como dicen por ahí, como de adentro hacia afuera, una presión.

Me incorporé con la esperanza de que el cambio de posición fuera a aliviarme.

Y de repente “fisssssssshhhhh”, por un par de segundos tuve la sensación de estar desinflándome por la oreja derecha.

El dolor disminuyó. Apenas me paré, sentí la primera gotita.

Un líquido ceroso y fétido manaba del oído y llenaba la cavidad de la oreja.

Fui corriendo al baño para verme mejor haciendo juego con los espejos del botiquín.

Empecé a secarme la secreción con una gasa y entonces la vi salir: “policía”.

La palabra “policía” me chorreaba del lóbulo, no como un cartel, sino con forma de pus pero con sonido a “policía”.

Dejé caer “policía” por el desagüe de la pileta y me quedé ahí, parada, esperando no sé qué acontecimiento.

Hice bien porque aconteció: “terrina” también salió, otra vez el sonido porque visualmente era pus...

o terrina propiamente. “Ratzinger”, “Laje”, salieron dos más, en equipo.

Y después “Bambi-Trapito-Manuelita”, como una unidad y de un tirón.

Junté “Laje” sobre una Carilina y pedí un médico a domicilio.

En el rato que tardó en llegar me cayeron “cucaracha” y “tripa gorda”, palabras que también alcancé a amontonar en el papel. “Doctor, me sale esto del oído”, le dije apenas entró y sin esperar a que me revisara.

Miró la Carilina y me dijo “pus”.

Le dije: “No, le muestro ‘tripa gorda’, ‘cucaracha’, ¿no ve?”.

“Veo pus”, me contestó.

“Quiero decir si no oye”, pretendí aclarar.

Pero claro, las palabras ya habían sonado y listo, ¿qué iba a oír? Me recetó Amoxidal 500, un comprimido cada 8 horas durante 10 días.

Voy por el sexto y ya me siento mucho mejor.

Todavía, de vez en cuando, se me cae una que otra palabra de esas, pero entendí que no vale la pena juntarlas.

Yanina Bouche